Acuíferos, esos grandes desconocidos

Los acuíferos están ocultos bajo el subsuelo y, como no se ven, te podría sorprender que dependemos en muchos casos de ellos en nuestro día a día. Nos aportan agua para beber y para lavarnos.

¿Qué es un acuífero? ¿Sabías qué algunas rocas guardan agua?

Un acuífero es un conjunto de materiales del subsuelo que permiten que el agua subterránea pase a través de ellos. Los acuíferos son muy importantes porque es la principal forma para que la gente pueda conseguir agua potable.

¿Cómo funciona un acuífero?

agua-subterranea-acuiferos

Como un acuífero es agua subterránea, podrías imaginar que es como un río subterráneo o una bolsa de agua, pero no es así. Un acuífero es más como una esponja que como una bolsa o un rio. El agua subterránea rellena los pequeños agujeros y fracturas del interior de las rocas, arenas y piedras que componen el acuífero. En estas pequeñas aperturas el agua fluye mucho mejor que lo que permite una esponja.

Para que se forme un acuífero, las rocas y materiales del subsuelo tienen que ser permeables. Algo permeable es un material que permite que el agua fluya a través de él. Por este motivo, los acuíferos suelen estar formados por rocas permeables como las areniscas, calizas, arenas y gravas. Un acuífero también puede estar formado por rocas más densas que tienen grandes fracturas/ roturas por las que el agua puede circular, como el granito.

agua-subterranea-acuiferos

La utilidad de un acuífero es la de aportarnos agua potable. Esto se consigue perforando el acuífero e instalando un pozo. Un pozo es un agujero en la tierra, del cual se puede extraer agua subterránea hasta la superficie. Los acuíferos no solo nos aportan agua, sino que también actúan como filtro y las limpian. El agua sucia que contiene partículas, como bacterias y suciedad, entra en los espacios de los acuíferos. Esos pequeños espacios permiten al agua atravesarlos, pero tamponan las otras sustancias.