En Ávila tienen la calefacción debajo de sus viviendas

buscar-agua-subterranea-calefaccion-avila

Investigadores de la Escuela Politécnica de Ávila concluyen que en Ávila, gracias a la cantidad de granito que hay en el subsuelo, se puede realizar un alto aprovechamiento de la energía geotérmica pagando menos por la calefacción.

¿Es posible pagar menos para calentar nuestras casas y empresas?

buscar-agua-subterranea-ahorrar-luz

 

Hace unas semanas os avanzamos algunos datos de la investigación en la que participó Pedro Carrasco, Director Técnico de Buscar Agua Subterránea, junto con Cristina Sáez Blázquez, Ignacio Martín Nieto, Luis Santiago Sánchez Pérez, Diego González Aguilera y Arturo Farfán Martín.

Hablar hoy de geotermia de baja entalpía es algo completamente desconocido para la mayoría de la gente, es parte del estudio  que hemos llevado a cabo en la Universidad de Ávila y puede ser una alternativa de futuro en lo que a energías renovables se refiere para mejorar la eficiencia energética de las construcciones civiles.

Con un diseño eficiente de los edificios sí es posible pagar menos energía a las compañías de energía ya que la geotermia de baja entalpía consiste, precisamente, en el aprovechamiento de la energía térmica del subsuelo terrestre. Con un sistema adecuado de almacenaje de esa energía será posible mantener una temperatura constante durante todo el año sin que suponga el gasto que representa hoy día.

Calculamos que una instalación de este tipo se amortizaría en unos 15 años, no teniendo que pagar nada por la calefacción a partir de ese momento.

Empleo de geotermia de baja entalpía para el ahorro energético

Pero, ¿cómo sería posible esa distribución del calor en los edificios empleando los resultados de esta investigación?

Para poder transmitir el calor de manera que pueda ser usado en la climatización de edificios se han desarrollado varios sistemas de instalaciones en los que se usan unos intercambiadores instalados en perforaciones verticales a través de los cuales se envía el calor a una bomba geotérmica.

Los resultados de la investigación son esperanzadores y Ávila es un perfecto entorno de pruebas, el granito es muy buen transmisor de energía geotérmica con un grado de conductividad térmica muy alta, pudiendo pensar en tener algún día una calefacción alimentada únicamente de la energía procedente del subsuelo.