La responsabilidad de hacer un pozo no es una broma

En los últimos tiempos se ha hablado mucho de personas que caen a pozos y su desafortunado encuentro con las perforaciones. Sin entrar más en estos dramáticos sucesos, lo que parece que le ha quedado claro a la sociedad española es que realizar una perforación, un sondeo o un pozo para buscar agua subterránea no es una broma.

La responsabilidad de hacer un pozo no es una broma

buscar-agua-subterranea-responsabilidad-pozo

Hay que tener claro que, además de lo acontecido últimamente, muchas otras personas han caído a pozos y que operarios de estas máquinas de sondeos han muerto en su ejecución por la caída de algún elemento desde la torre de la máquina, o alguna otra imprudencia.

Realizar un pozo correctamente implica que un Ingeniero de Minas realice el proyecto del sondeo y, lo que es más importante, lleve la dirección facultativa del mismo además de los permisos que tiene que otorgar la Sección de Minas de cada provincia y la Confederación Hidrográfica correspondiente. Por este motivo, siempre le decimos a nuestros clientes la importancia de realizar el estudio previo, “gastar en papel” que ya lo decíamos en otro artículo en el 2016.

Si el estudio es positivo, realizará con cierta garantía una perforación, una obra que siempre entraña riesgos, con unos resultados que le traerán una gran satisfacción en forma de agua. Este lado todo el mundo lo ve.

Sin embargo, si el estudio es negativo, porque a veces no hay agua y milagros no podemos hacer, es frecuente que se nos diga que gastar dinero en un informe negativo es tirarlo a la basura. Ante esta afirmación no estamos para nada de acuerdo, al contrario, creemos que los informes negativos son los más rentables de todos —aunque al principio no lo parezca—. El cliente se ahorrará económicamente todo lo referente a la contratación del Ingeniero de Minas, proyecto y todo lo relativo a los permisos, el mismo pozo y, sobre todo, toda la problemática y responsabilidad que implica realizar un pozo o sondeo.