Agua subterránea con contenido en hierro o manganeso

Una de las problemáticas que ocurren a la hora de buscar agua subterránea a través de sondeos es que el agua extraída presenta un alto contenido en hierro, con toda la problemática y disgustos que ello conlleva. ¿Tiene solución?

Sondeos de captación de aguas subterráneas con alto contenido en hierro o manganeso

buscar-agua-subterranea-hierro-manganeso

Utilizar agua con hierro y manganeso para riego aumenta el riesgo de taponamientos en los tubos del goteo. Otra problemática es que las bacterias del hierro obtienen su energía convirtiendo el hierro ferroso en hierro férrico, y dejan un revestimiento viscoso en las tuberías. Además, se producen precipitados de hierro y manganeso que se unen a las paredes de las tuberías disminuyendo la sección útil por la que puede circular el agua.

Por estos motivos, las personas que tienen problemas con el hierro y el manganeso nos preguntan si se puede hacer algo para detectarlo previamente con nuestros equipos de prospección. Lamentablemente, este tipo de elementos solo es posible detectarlos mediante análisis químicos del agua una vez realizado el pozo. No obstante, hay cosas que se pueden hacer para tratar de resolver el problema.

Hay que entender que el hierro y el manganeso se encuentran habitualmente en uno o varios de los acuíferos/flujos subterráneos que atraviesa el sondeo. Por este motivo, una de las formas que utilizamos para ayudar a nuestro cliente a librarse del hierro y manganeso es realizar un estudio que determine si existen acuíferos a mayor profundidad que el pozo y sondeo que actualmente tiene. En el caso de que sí aparezcan acuíferos más profundos, diseñamos una perforación donde se cementen los primeros metros y donde solo se exploten los nuevos acuíferos localizados. En muchas de las ocasiones, al explotar flujos de agua subterránea diferentes, éstos tienen otras características físico-químicas y desaparecen los problemas del hierro y del manganeso.